Convento de Pirita (Convento de Santa Brígida)

Tee Merivälja 18, 11911 Tallin

Las hermosas ruinas del convento medieval de Santa Brígida llevan más de cuatro siglos en la orilla del río Pirita. Fue fundado en 1407 por los comerciantes de Tallin y pertenecía a la Orden de las Brígidas. En 1577, durante la Guerra de Livonia, Santa Brígida fue destruida por el ejército de Iván el Terrible.

Exteriormente, el convento no parecía nada especial: otro típico edificio sacro de estilo gótico tardío. Originalmente era una estructura de madera que más tarde, a principios del siglo XV, fue sustituida por otra de ladrillo. Fue terminado y consagrado en 1436.

El convento era único porque albergaba no sólo monjes, sino también monjas, aunque sus caminos nunca se cruzaban. Las partes masculina y femenina del edificio estaban separadas por dos patios. La parte sur del edificio pertenecía a los hombres y la norte, a las mujeres. Durante el culto divino, hombres y mujeres tampoco se encontraban nunca.

Hoy en día se pueden ver algunas piezas del convento, que han podido sobrevivir hasta el presente: el imponente frontón gótico y los muros de la sala principal, algunos cimientos circundantes, bodegas y un territorio que se utilizaba como cementerio.

Los estonios modernos han encontrado un uso para estas ruinas. La fortificación destruida y los muros de la iglesia sirven hoy de decoración para organizar conciertos de verano y celebrar anualmente el Día del Convento. Estas ruinas son el lugar favorito para los conciertos de verano.
Cerca de las ruinas se construyó en 2001 un convento de la Orden de las Brígidas. Junto al convento hay ahora una casa de huéspedes que acoge gustosamente a todo el mundo.

¿Quiere saber más?  Inscríbase en nuestra visita con un guía profesional

¿Dónde se encuentra?

Si desea ver la propiedad por sí mismo, utilice nuestro mapa
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram